Batería única: KTM, Honda, Yamaha, Piaggio se unen para mejorar el futuro de las eléctricas

Las motos eléctricas de hoy están pensadas netamente para el uso urbano, en parte porque la mayoría de los desarrollos han comenzado por los scooters o motos pequeñas -a excepción de algunos casos puntuales- y otra porque en cierta medida no han logrado un buen equilibrio entre el peso de la moto y su autonomía.

Sí, claramente se puede desarrollar una eléctrica que pueda andar 500 kilómetros con una sola carga, pero eso implicaría muchos kilos de baterías y probablemente una moto enorme para poder alojarlas. Así que mientras la batería sigue evolucionando, cuatro de las marcas más importantes que hay en el mundo se unieron para allanarle el camino a las eléctricas por otro lado.

KTM, Honda, Yamaha y Piaggio firmaron una carta de intención para crear el Consorcio de Baterias Intercambiables para Motocicletas y Vehículos Eléctricos Livianos, para desarrollar una batería estándar que pueda ser usada en todas sus motos eléctricas.

Y el espíritu de la idea no gira tanto alrededor del rendimiento de la batería, que entendemos irá mejorando conforme la tecnología siga evolucionando, sino al servicio alrededor de ella. Básicamente lo que quieren es que la fuente de energía se convierta en una especie de combustible que se entrega en una estación de servicio. En lugar de estar buscando por todos lados un punto de carga en la ciudad y esperar algunas horas para lograr la carga completa, el objetivo es que haya estaciones donde uno pueda ir, dejar su batería descargada y llevarse una fresca en menos tiempo de lo que lleva cargar un tanque de nafta y con el menor retraso posible. La estación en cuestión luego se encargará de cargar la batería que uno deja para agregar a su inventario.

Para que esto funcione, es necesario que las motos de la mayor cantidad de marcas posibles utilicen el mismo pack de baterías. Algo que en algún momento se logró con los dispositivos electrónicos y las pilas AA, AAA, etc. El propósito del Consorcio es establecer una serie de estándares en términos de tamaño, capacidad, composición química y conexiones para asegurarse que la batería de un Piaggio vaya perfecto en una Honda, Yamaha, KTM y así entre todos.

Y en ese sendero, ya hay un producto bien desarrollado en muchos aspectos: el scooter PCX eléctrico de Honda, que ya se encuentra en producción y disponible en algunos mercados del mundo y que usa una batería que la compañía creó con la visión de que pueda ser intercambiado con una buena variedad de otros modelos futuros, incluyendo los EV Cub y Benly-e. Los japoneses también tienen en mente en que la misma unidad pueda ser usada en máquinas de cortar pasto, ATV y cualquier otro aparato que hoy utilice un motor de combustión interna.

Yamaha también ha seguido un camino similar con sus concept bikes eléctricos PES y PED,y también con el scooter EC-05 que fue fabricado para la marca por Gogoro, quienes ya tienen una red de baterías intercambiables en funcionamiento en Taiwan con alrededor de 2000 puntos GoStation donde se puede hacer el cambio de baterías, demostrando que el modelo funciona.

Los beneficios van más allá de la simple conveniencia de una carga rápida. Sin el inconveniente y el tiempo que demanda tener que recargar una moto eléctrica, la necesidad de mucha autonomía de un pack de baterías aminora. Esto significa que los diseñadores de motos deberán desarrollar sus modelos alrededor de baterías más pequeñas y livianas, reduciendo el peso total y el tamaño de la moto. Y esto se convierte en un círculo virtuoso, dado que una moto más pequeña y liviana consume menos energía que cargando una batería pesada y de grandes dimensiones.

El Consorcio planea comenzar a trabajar en mayo de este año, y llega pisándole los talones a otro esfuerzo cooperativo entre las cuatro grandes marcas japonesas -Honda, Yamaha, Kawasaki y Suzuki- quienes ya han estado investigando sobre el mismo tema el año pasado, comenzando una prueba de un sistema de baterías intercambiables junto con la Universidad de Osaka. Este nuevo Consorcio muestra que las marcas Europeas también serán parte de la ecuación.

Acerca de este nuevo esfuerzo conjunto, Noriaki Abe, al frente de las operaciones de motos de Honda dijo: El esfuerzo para electrificar el mundo y reducir las emisiones de CO2 en una escala global se está incrementando, especialmente en Europa. Para que las motos elécrtricas tengan una adopción masiva, los problemas de autonomía y tiempos de carga tienen que ser abordados y las baterías intercambiables son una solución prometedora. Considerando la conveniencia del usuario, estandarizar las baterías intercambiables y la aceptación de las mismas es vital, y es por esto que los cuatro miembros fabricantes accedimos a formar este Consorcio.

Honda cree que mejorar la experiencia de uso del cliente es un area en la que debemos explorar la cooperación con otros fabricantes, al tiempo que creamos mejores productos y servicios para el usuario a través de la competencia. En Honda vamos a trabajar duro en ambos frentes para ser el fabricante elegido por los clientes para su mobilidad.

Desde Yamaha, Takuya Kinoshita, Gerente General de Operaciones de la división motos agregó: Creo que la creación de este Consorcio tiene un significado muy importante, no solo para Europa sino para el mundo entero ya que vamos hacia establecer estándares para el desarrollo de baterías intercambiables en vehículos eléctricos livianos. Estoy confiado que a través de un trabajo como este, las especificaciones técnicas y estándares que hoy difieren entre las distintas regiones se van a unificar, ayudando a maximizar los beneficios de la movilidad eléctrica para todo el planeta.

***

 

1 Respuesta

  1. leov dice:

    Excelente. Hay que ver cómo gestiona el sistema el ciclado. Si es 100% alquiler el problema es del leaser, pero si es personal es como los matafuegos que a los 10 años se vencen. Nuevas tecnologías como LiFePo4 o LTO si bien tienen menos densidad, mitigan el problema con más ciclos.

Deja un comentario